Tener o no tener una mascota…esa es la cuestión

Yo me considero una amante de los animales, hasta de los más feos, todos me gustan pero mi debilidad siempre han sido los perros. Desde muy pequeña conviví con ellos, en concreto con un par de Doberman que cuidaban la casa y que eran el terror del cartero. Pero a mi jamás me hicieron nada malo, a pesar de mi corta edad jugaba con ellos como si fueran chihuahuas.

Después conviví con una perra acogida que era la dulzura hecha animal pero de la noche a la mañana desapareció de mi vida después de haber dado a luz a seis cachorritos…Y siempre pensé cuando fuera mayor tendría un perro.
Entretanto hubo varios intentos, varios regalos de amigos desafortunados de algún cachorros que tuve que volver a regalar por no tener una vida demasiado organizada;  hasta que por fin el año pasado me hice mayor y conseguí tener mi propia cachorra de Teckel: Sopa.
Pero antes de eso, lo pensé, mucho mucho mucho. A pesar de ser mi mayor ilusión lo medité, hice mi lista de pros y contras, si si como las que habéis hecho alguna vez cuando no sabes por qué chico decantaros…y no digáis que no!!! Yo me imaginaba mis largos paseos por la ciudad con mi perrita preciosa y limpia, con su pelo brillante, sus saltitos por la mañana y cuando llegase a casa…pero claro también pensé en otras muchas cosas.
Empiezo: paseos OBLIGADOS con frío, nieve, cansancio, 50º a la sombra, resfriados, favorcitos a mis amigas cuando viajo y el perro no puede volar o el hotel de perros, facturitas del veterinario por las vacunas y para la nueva de la leismaniosis, ¿¿¿lesma qué???, peluquería canina, juguetes, ropa, accesorios varios, comida, collar anti pulgas, pipetas que desparasitan, bolso para perros para las tiendas donde no puede entrar, braguitas para cuando está en celo, suplemento en billetes de avión y tren, caras raras de amigos y familiares a los que nos gustan los animales y ellos se avalanzan a chuparles y cabreos con razón de las señoras mayores cuando se enredan con la correa entre sus piernas…pero os digo una cosa… a mi me compensa.
Ya son sabidos los efectos terapéuticos que tienen los perros, además te obligan a levantarte del sofá y hacer un poco de ejercicio, haces amigos en el parque, te dan cariño siempre, disfrutas comprándoles abrigos horripilantes, si te haces daño vienen corriendo a darte besos, te buscas la vida para esconderlo en los restaurantes de moda y para los solteros es una herramienta infalible para ligar. Mucha gente dice “yo paso, es un rollo” pero con esa teoría no haríamos nada en la vida:  ni viajes, ni relaciones, ni hobbies, porque todo tiene su lado negativo. Ahora os doy un consejo. Si estáis pensando en comprar una mascota elegidla bien y no solo porque tenga un aspecto que os guste. Yo tuve suerte y elegí a la mejor raza y la mejor perra del mundo pero cuidado porque esto marcará vuestra experiencia perruna para siempre.
 
Si dudáis pensadlo una y mil veces porque se merecen lo mejor de nosotros
  
Porque ellos siempre serán tus mejores compañeros de viaje
 
Anuncios

Un comentario en “Tener o no tener una mascota…esa es la cuestión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s